Avisar de contenido inadecuado

29/01/2010

J.D. Salinger murió y todo mundo se enteró

Por admiración y oportunismo, doy cuenta de la muerte, el día de ayer, del mítico escritor estadounidense J. D. Salinger.

Tenía 91 años y The New York Times dice que murió sin dolor (ver http://www.nytimes.com/2010/01/29/books/29salinger.html?hp).

Quizá para su desgracia, Salinger no murió en el anonimato. No se sabe nada sobre los detalles de su entierro, pero sería una broma pesada del...

{
}

18/12/2009

El Progreso y la Sociedad

15:50 horas

Nubes grises, calles anchas, tránsito cargado, ruido de motores sin fin...

Un recuerdo: Cruzo el camino del antiguo trabajo. Hacia atrás, hacia adelante, la avenida de eco parisino: Reforma.

Lo nuevo, sí, lo nuevo... ¿Dónde está?

Hotel de lujo, edecanes, políticos, intelectuales; presídium, salón, alfombra, inmensas lámparas y... presentación de un libro. Tanta reflexión y...

7/08/2009

Un día en la vida...urbana

Un balcón estrecho, una plaza enfrente con una fuente en su centro y, a lo lejos, una banda que toca una cumbia. La banda musical tiene una peculiaridad, sus miembros son ciegos.

Un viento ligero hace volar unas cuantas hojas en la oficina que mira a través del estrecho balcón.  No hay nadie, en apariencia. Sólo papeles y computadoras. Las ventanas están abiertas. El sol, con aparente...

7/08/2009

Un día en la vida...urbana

Un balcón estrecho, una plaza enfrente con una fuente en su centro y, a lo lejos, una banda que toca una cumbia. La banda musical tiene una peculiaridad, sus miembros son ciegos.

 Un viento ligero hace volar unas cuantas hojas en la oficina que mira a través del estrecho balcón.  No hay nadie, en apariencia. Sólo papeles y computadoras. Las ventanas están abiertas. El sol, con aparente...

{
}

13/09/2008

R.L. Stevenson y la Pereza II

Siguiendo con los extractos (comentados) del ensayo Apología de la Pereza que más me gustaron...

 

Muchos que "se han aplicado con diligencia en su libro", y lo saben todo sobre una rama u otra del saber establecido, salen de la sala de estudio con un aspecto antiguo y de búho, y resultan secos, burdos e indigestos en las mejores y más luminosas partes de la existencia (Stevenson).

El que...

9/09/2008

R.L. Stevenson y la Pereza I

A propóstio del último libro del célebre escritor escocés, Memoria contra el Olvido, aquí van algunos extractos de un ensayo gratificante por sus altas dosis de sentido común... y lucidez: Apología de la Pereza.

Se intercalan frases del ensayo con comentarios de este bloggero, quien se permite esa libertad porque así se le antojó.

Boswell: Nos cansamos cuando no hacemos nada.

Johnson:...

26/06/2008

Parque Güell, ¿o era Luis Cabrera? Parques, parques...

Convergencia

Un hombre camina en línea recta por un parque, lleva un libro usado bajo el brazo. Las gotas de la fuente alcanzan a rozarle el oído. De reojo, mira en línea horizontal a una mujer pelirroja, vestida de verde; caminan a la misma altura, ella está llamando a su perro, va tras él...

El hombre sigue al perro con la mirada, va hacia el encuentro de su dueña, cuando perro y dueña se...

23/04/2008

Redención a la Zaratustra

Interpretando Zara-tus-tra..

Asumir los actos es redimirse.

Redención es Libertad.

Sólo cuando dices: "así lo quise, así lo quiero, así lo querré", liberas tu voluntad (Nietzsche, dixit); la haces tuya...

Dominar la voluntad equilibra el deseo y el deber. Lo dionisíaco y lo apolíneo...

Voluntad es libertad, es redención: más no salvación.

Y es harto difícil asumir los actos como...

15/04/2008

Anton Chigurh

 

Serial Killer

El asesino profesional, masivo, el que ha elegido como forma de vida asesinar, tiene como único interés matar o aniquilar a sus "blancos", está más allá de cualquier condicionamiento, como el dinero; o cualquier distracción, como el sexo.  Esculpe la anomia y perversamente crea arte (¿qué arte no es perverso?).

Matar es su misión.

Lo demás es accesorio.

 Su forma de...

28/03/2008

Ruido que incomoda

 

LA SENDA

¿Inmutable?

Camino a tientas, por un sendero ensordecedor, miro mis manos húmedas, insignes de sudor, se bifurcan y contraen contra mi pecho blando, se quieren expandir entre la maleza de mis vellos y sentir los latidos de un corazón vivo, vivo como el manantial impuro de donde emana el deseo. Recorro su líquido traslúcido con mis ojos aperlados, de espejeantes...