Avisar de contenido inadecuado

Un día en la vida...urbana

{
}

Un balcón estrecho, una plaza enfrente con una fuente en su centro y, a lo lejos, una banda que toca una cumbia. La banda musical tiene una peculiaridad, sus miembros son ciegos.

Un viento ligero hace volar unas cuantas hojas en la oficina que mira a través del estrecho balcón.  No hay nadie, en apariencia. Sólo papeles y computadoras. Las ventanas están abiertas. El sol, con aparente esfuerzo, se abre paso entre las nubes negras.  La ciudad y el día. Relativa calma.

Parece que todos los días conforman el mismo cuadro. Gente que se reúne y se dispersa, se saluda y se despide. Sonrisas y chiflidos. Motores y bocinas. Semáforos y, en cada esquina, un edificio colonial en ruinas, que contiene la historia de todos aquellos días que se acumularon y ahora forman la Historia.

En el balcón, apoyado contra la ventana, un hombre da la espalda a la ciudad, mientras hace el recuento de los interminables acuses de recibo que quedan por marcar. El sello en las manos, la frente arrugada y el dolor en las nalgas de tantas horas de estar sentado. Al fondo, la banda deja de tocar

 

Plaza antigua

{
}
{
}

Deja tu comentario Un día en la vida...urbana

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre