Avisar de contenido inadecuado

Historias sin argumento 2

{
}

El péndulo


Llegó, preguntó y sudó. Cogió su copa y se sentó en el borde de la barra. A lo lejos, en la distancia que miden mil metros, divisaba las siluetas que coqueteaban. Las luces retumbaban y oscurecían la elección. Un pasador en el piso fue decisivo. Cogió su vaso y se dispuso a tomar la iniciativa. El borde del vaso cortó la epidermis.

Ya vacío, caminó entre aceras que recostaban árboles varios límites cruzó sin perder el equilibrio aunque su mirada en las ramas recordaba las manos de su amada y entre tantas horas buscaba las doce y cuarto que enunciaban el cataclismo de una bici que se estrellaba contra su masa corpórea el alba aún no caía y una bella aseñorada achicaba su nariz con el dedo índice tan precario que daba ternura en la noche las manos se entumen y buscan un péndulo Ateo el que no escucha el llamado y reduce lo tangible a su alma o el revés de nuestros actos que muestran una hoja en blanco pero cuál es la prisa si ya tienes la estructura y además te jodiste cuando insististe en darle marcha al auto los que esperan serán retribuidos con pellejos en las manos y cráneos pelados...

 

Reloj de cerámica TAGS:

 


{
}
{
}

Deja tu comentario Historias sin argumento 2

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre