Avisar de contenido inadecuado

Prosperidad

{
}

 

La puerta abierta:

-Entra, -dice- y recuéstate.

-Pero si aún no he llegado, -me digo- Allá donde terminan los eucaliptos es donde dijeron que volvería al pasado.

- Recuerda que por acá no hay ecualiptos. Sólo siluetas de narcisos.

- Es invierno y Proserpina dejó caer la fruta verde.

-Te ufanas en tu ingenuidad. No quiero esperar. ¿Vas a pasar?

- Dicen que es mejor no pensar. 

"Pisé una piedra y su solidez me hizo resbalar. Los ríos tienen sal. Una puerta no es una señal..."

- ¿Entonces? - sugirió.

- Prefiero esperar, - le respondí.

Escuché su carcajada y desperté. El tren continuaba su marcha.

{
}
{
}

Deja tu comentario Prosperidad

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre